Cuando llegan los meses de frío y empieza a refrescar, las duchas se nos hacen más duras porque el baño se encuentra frío y el momento de salir de la ducha se nos alarga y es tembloroso. Por ello, te recomendamos que incluyas un radiador toallero en tu baño.

En este post te ayudamos a elegir el radiador toallero que será el gran aliado de tus duchas durante estos meses tan fríos.

Qué es y cómo funciona un radiador toallero

Un radiador toallero es un aparato que funciona como calefacción y se coloca en las paredes de nuestro baño. Realiza una doble función: te es útil para poner a secar tus toallas después de la ducha y gracias a su función de calefacción te permitirá calentar el baño.

Su peso está entre los 5 y 15 kg y un ancho de 50 cm por más de 1 m de alto.

Tipos de radiadores toalleros

Antes de elegir qué tipo de radiador toallero es el que encajaría en nuestro baño, deberemos tener en cuenta la instalación de casa, una caldera que alimenta el circuito de radiadores o la calefacción eléctrica. Una vez determinado esto, ya podemos elegir nuestro radiador toallero ideal:

Radiador toallero de agua: Va conectado a la caldera, por lo que será imprescindible que cuentes con una caldera y un sistema central de radiadores. Se conecta a las tuberías de la calefacción y funciona cuando se enciende el sistema central de calefacción. Radiador toallero eléctrico: Únicamente se necesita de una conexión eléctrica para su funcionamiento y su encendido va independiente del sistema de la calefacción. Este tipo de toalleros se calientan más rápido y son más sencillos de instalar.

Dependiendo del tamaño de nuestro baño, el espacio que tengamos disponible y la función que queremos que realice, deberemos tener en cuenta el tamaño y las medidas de nuestro radiador toallero para que encajen con tus particularidades.

Qué potencia de radiador toallero elegir

Una vez elegido el tipo de radiador toallero eléctrico, el siguiente paso es calcular la potencia ideal para calefactar la estancia y/o las toallas.

Para calcular qué potencia necesitas es importante que nos fijemos en la superficie de nuestra estancia. Por lo que seguidamente, estimaremos 80 W por cada m² y el resultado deberás añadirle un 30% para compensar la pérdida de calor de las propias toallas o albornoces.

Por ejemplo, para un baño de 6m²: 6 x 80 W = 480. A este resultado le añadimos un 30%, por lo que el 30% de 480 son = 144 W. Seguidamente le sumamos el % y los W 480 + 144 = 624 W

En la tabla que te mostramos a continuación podrás saber cuál es la potencia que necesitas según la superficie de tu baño:

Materiales de toalleros radiadores más comunes

Cuando ya tenemos casi todos los puntos claves para elegir el radiador correcto, el siguiente y último paso es elegir el tipo de material de este. Cada material tiene sus particularidades:

Radiador toallero de acero: Son los radiadores más comunes y vendidos. Los tubos pueden ser redondos o planos y normalmente van pintados de color blanco y también puede ser cromado. Radiador toallero de acero inoxidable: Este tipo de toalleros son ventajosos gracias a su material ya que consiguen que su calentamiento sea rápido y elevado. Radiador toallero de aluminio: Son los toalleros más rápidos para calentarse y son más duraderos porque son de mayor calidad. Radiador toallero de hierro fundido: Este tipo de material es usado para los radiadores toalleros de agua y son muy duraderos por su material resistente y pesado. A diferencia de los otros materiales, este tarda más en calentar.  Ventajas y desventajas

Ventajas

El diseño y estructura Su reducido espacio La doble función

Desventajas

Tardan en calentarse El precio Consumen bastante

Instalación y Mantenimiento de un radiador toallero

Su instalación común es en alguna de las paredes del baño, preferiblemente la pared más cercana a la ducha o bañera para que su acceso sea mucho más fácil y cómodo. Te recomendamos que lo instales bajo ventanas o contra los muros que dan al exterior.

Por lo que respecta a la altura, es recomendable que el radiador toallero se instale a una altura que permita que su parte superior esté situada a 1,7 metros aproximadamente.

Al ir fijados en la pared, los radiadores toalleros no ocupan casi espacio en esta estancia y a su vez son un objeto decorativo que encaja en cualquier tipo de baño.

Si tienes más dudas sobre su instalación puedes consultar nuestro post en el blog sobre > Cómo instalar un radiador toallero de agua

El mantenimiento de los radiadores eléctricos es muy sencillo, solo deberás limpiar la superficie con un paño, preferiblemente cuando se encuentre apagado.

En cambio, los radiadores de agua, el mantenimiento es distinto, deberás realizar una purga periódica, es decir, vaciar el aire que haya podido entrar en la red de tubos ya que este impide y dificulta la entrada del agua caliente; cuando se ha eliminado el aire, el agua sube de nivel y el radiador ya vuelve a su funcionamiento.

[mwi-product sku="0636020,192160802,141892,06884053" desc="false" price="false" type="view" btn_color="green" btn_link="button" cols="4" ]